EMAIL DE CONTACTO

micuartooscuro@hotmail.com

CONTADOR DE VISITAS

lunes, 11 de noviembre de 2013

¿Recargas tu hucha al levantarte por la mañana, o lo haces para ir a dormir?

¿Eres de los que no desayuna por la mañana y cenas en abundancia?  ¿Tienes grasa abdominal y no sábes cómo eliminarla? Entonces te interesa leer este artículo

Es muy importate tener en cuenta la hora de la comida y la cantidad a ingerir, ya que el efecto que un alimento va a producir en nuestro cuerpo puede variar según la hora que lo tomemos.


Estudios demuestran que los efectos de los alimentos son diferentes a la hora de desayunar, almorzar y cenar.

En uno de estos estudios, se tomaron dos grupos para hacer el estudio. El primer grupo tomaba en el desayuno 1.500 calorías, en el almuerzo 1.000 y en la cena 500. El segundo grupo tomaba 500 calorías en el desayuno, 1.000 en el almuerzo y 1.500 durante la cena.
Los dos grupos estaban formados por personas relativamente obesas y consumieron durante el estudio el mismo número de calorías (3.000) y alimentos, aunque distribuidas de diferente manera entre las tres comidas.

¿Qué grupo de personas piensas tú que comía más sano, el primero o el segundo?

Pues bien, te cuento. Las personas que consumieron más calorías por la mañana, adelgazaron. Las que tomaron más calorías por la noche, engordaron.

Esto se debe a que algunas horas después de irnos a dormir, nuestro organismo libera en la sangre la hormona del crecimiento, que no significa que vayamos a crecer más, sino que transforma la grasa en músculo y fortalece nuestro sistema inmunitario.
A más cantidad de azúcar en sangre por la noche, menos se libera la hormona del crecimiento, impidiendo así la transformación de grasa en músculo y debilitando el sistema inmunitario
 
Este problema se repite día tras día, por lo que la grasa se va acumulando en nuestro organismo.
Esta es una de las rutinas más comunes que realizamos y nos están impidiendo perder grasa.

¿Te das cuenta de lo importante que es desayunar como un Rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo?  Es sencillo. Solamente tienes que proponerte un cambio de hábitos.

1 comentario:

  1. Muy buena,. Lo peor es que aún sabiéndolo, se suele hacer al revés. Pero bueno que le vamos hacer, somos el género humano.

    ResponderEliminar